Rinoplastia

La rinoplastia es la cirugía que modifica la forma de la nariz, y es uno de los procedimientos quirúrgicos más frecuentemente realizados en cirugía estetica. La rinoplastia puede disminuir o aumentar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o del dorso, estrechar los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También corrige los problemas congénitos, los traumatismos y algunos problemas respiratorios. 

¿Quién es el candidato ideal para someterse a una rinoplastia?

Los candidatos ideales para someterse a una rinoplastia son aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. La rinoplastia mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona pero si realzar, armonizando la fisonomía propria. Antes de decidir si se va a realizar una rinoplastia piense qué quiere conseguir.

Y los beneficios?

Armonizar el rostro

Dando una apariencia estética de conjunto, mejorando el aspecto exterior y aumentando la autoestima del paciente.
Está comprobado que las personas al encontrarse a gusto con su apariencia, afronta la vida con mayor optimismo y sin los complejos causados por su aspecto antes de la cirugía.

Restaura la función orgánica

Existen deformaciones o traumatismos que producen molestias diarias al paciente, como por ejemplo desviación del tabique nasal, que en varios casos ocasiona una mala respiración, cefaleas, sinusitis, y apnea del sueño entre otras. Estas afecciones pueden ser superadas.

Mejora la oxigenación

La correcta respiración del paciente optimiza la oxigenación del organismo, contribuyendo a un mejor descanso en las horas de sueño y aumenta el rendimiento durante la actividad física diaria.